Formar a los ciudadanos como sujetos de las prácticas sociales del lenguaje es uno de los propósitos fundamentales de la educación general básica. Implica una responsabilidad mucho mayor que la de enseñar lengua, es además entender que el aprendizaje de la lengua tiene sentido en la medida que está incluido en el proceso de apropiación de esas prácticas. Formar alumnos no sólo como hablantes, lectores y productores de textos competentes y eficaces, sino también como practicantes activos de la cultura escrita. Personas capaces de hacer oír su voz en los distintos contextos y dispuestas a escuchar las voces de los otros.

La escuela debe ser el ámbito donde la escritura y la escritura sean prácticas vitales y que permitan repensar el mundo y reorganizar el propio pensamiento, donde la interpretación y producción de textos son derechos legítimos de ejercer y responsabilidades necesarias de asumir.

Es necesario estimular la creatividad infantil, dada que las personas creativas se adaptan más y mejor a los cambios.

En cuanto al grupo en el cual se aplicará el presente proyecto es un grupo de niños poco autónomos y comunicativos, es por eso que este punto es primordial para generar mayor independencia y lograr niños con mayor autosuficiencia, reflexivos y críticos.

Teniendo en cuenta esto es que se trabajará en el presente proyecto “La fábula” cómo género literario. Tal y como se explica en el diccionario de la RAE, se trata de un breve relato ficticio que tiene la intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final. En la fábula pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados.

En cuanto a su faceta literaria, las fábulas son composiciones breves que concluyen con una enseñanza o moraleja de carácter instructivo. Esto último permite la interdisciplinariedad con Formación ética y ciudadana, donde se trabajará la enseñanza en valores.







miércoles, 22 de junio de 2011

“El perro y la tortuga generosa”

Lara

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada